dilluns, 22 d’octubre de 2007

cuentos y patrañas

...tienes 9 años, eres una niña indefensa y feliz, creces durmiendo al lado de un príncipe azul: el mío se llamaba Epi. Blas dormía en la habitación de al lado, en la cama de mi hermana. Creces pensando dónde se esconderá la entrada del bosque encantado, llevarás las manos llenas de migas de pan para poder regresar a casa sin perderte, o una vez te hayas cansado de admirar los misteriosos mundos que se hayan en su interior. Tienes 29 años, las migas de pan no ha hecho falta que se las coman los pajarillos porque te las has comido tú antes, no tienes ni un puto duro para acabar el mes y lo máximo a lo que puedes aspirar es a oler la montaña de collserola desde tu ventana y además, eso ya parece reconfortarte. El príncipe lo dejas para la sesión TV 16.30h del domingo, te pegarás la gran sobada vespertina para envolverte en un sueño donde tienes 9 años...

4 comentaris:

Anònim ha dit...

m'encanta com escrius, llàstima que la fantasia de la infancia no tingui cabuda en la realitat de la maduresa, el temps curteix, però si hi ha ilusió+esperança crec que es pot arribar a tenir 9 anys als 29

Anònim ha dit...

M'ENCANTA és una de les meves paraules preferides del diccionari.
ENCANTAR:
"v 1 tr 1 ESOT Obrar sobre algú o alguna cosa en virtut d'un poder ocult, arts màgiques, pronunciant certes fórmules. Orfeu encantava les pedres.
2 Fascinar, captivar.
3 Produir com un dolç arravatament, plaure en alt grau.
gràcies!

Anònim ha dit...

ara encara més ^^

Anònim ha dit...

potser ens equivoquem posant edat a la il.lusió...

o potser no...