divendres, 11 d’abril de 2008

erre que erre

el corazón, que duele sin que nada parezca pasarle. tirarse a la piscina para no mojarse sólo la cabeza, tirarse de cabeza para sentirse inmerso de felicidad, arropado por sentimientos. decir y hacer sin que nada ni nadie tenga que opinar al respecto. el corazón, que duele si no seguimos sus impulsos, erre que erre, una vez tras otra, tic tac tic tac como un reloj suizo que no falla, el corazón.
Per tu, amb tot el meu cor... LL&J