dilluns, 1 d’agost de 2011

Punto de fusión


"...Los caballos responden a nuestros tonos de voz y palabras con suma precisión, recuerdan a personas y experiencias durante años; le afecta el aburrimiento incluso provocándole una enfermedad; diferencia a adultos de crías, incluso de otras especies, reclama la ausencia de algún amigo o se muestra antipático hacia una persona, animales, actividades y objetos...".